Y silvando llegaba el tren

El edifico de la estación data de la década del ’30. Primero fue una pequeña caseta donde el director del ferrocarril cumplía con sus tareas. Luego se construyó el edificio que cumplía con la función de estación: en la planta baja y como vivienda del jefe de la estación: en el primer piso.

Dato curioso: la entrada a la estación miraba hacia donde se había proyectado el centro del pueblo: hacia la calle Belgrano y la parte trasera de la estación, hacia las vías.